La Inteligencia Emocional está vinculada a los latidos del Corazón
abr19

La Inteligencia Emocional está vinculada a los latidos del Corazón

sigue tu corazonweblog

 

Científicos de la Universidad de Waterloo (Canadá) han analizado el corazón y su relación con la sabiduría (entendida como una virtud humana asociada a la empatía, la compasión o el altruismo). Lo han hecho desde la perspectiva de las fluctuaciones de los latidos del corazón o “indice de variabilidad cardíaca” y el cerebro cardíaco. Así, han descubierto que las personas con mayor variabilidad cardíaca son capaces de reflexionar de una forma más empática, compasiva y altruista sobre problemas sociales complejos llegando a soluciones con resultados mas eficaces una vez puestas en marcha, es decir personas capaces de mantener estados sostenidos de Coherencia Cardíaca.

Durante las últimas décadas la Llamada Sabiduría o Inteligencia Emocional está siendo analizada por diversas disciplinas cientificas que van desde la psicología, pasando por la Neurología que ha descubierto Por ejemplo,  que lacorteza media pre-frontal estaría relacionada con el altruismo;  y que el neurocircuito de la recompensa con la promoción de actitudes pro-sociales; y la actividad monoaminérgica con la regulación emocional. hasta la nueva rama de la Neuro-Cardíología que estudiando el cerebro cardíaco arrojan nueva luz sobre el tema.

Los científicos de la Universidad de Waterloo han analizado el corazón y su relación con la sabiduría desde el punto de vista de las fluctuaciones de los latidos y el estado cientificamente conocido como coherencia Cardíaca.

Según sus resultados, la variación de la frecuencia cardíaca, trabajando en conjunción con el pensamiento, hace posible que los individuos reflexionen más “sabiamente” acerca de problemas sociales complejos.

El estudio -de Igor Grossmann, profesor de psicología de la Universidad de Waterloo, y colaboradores de la Universidad Católica de Australia- abre nuevos caminos hacia la comprensión de esta virtud y las funciones del cerebro cardíaco y la coherencia cardíaca, pues es el primero que muestra que la fisiología del corazón, específicamente la variabilidad de la frecuencia cardíaca y el estado de coherencia, está relacionado con un juicio menos sesgado, más empático, altruista, asertivo y eficiente es decir mas “inteligente”.

 

En general, el ritmo cardíaco humano (variación en el intervalo de tiempo entre los latidos) tiende a fluctuar, incluso en estado de reposo.

Esta variabilidad rítmica del corazón está relacionada con el control, por parte del sistema nervioso, de las funciones de los órganos. Pero esa parece no ser su única función segun los científicos, pues la presente investigación ha revelado que las personas que presentan frecuencias cardíacas con indices de variabilidad mas amplios son capaces de razonar de una manera más inteligente y menos sesgada.

Órganos “pensantes” y autoconciencia

El corazón no es el único órgano del cuerpo humano que, además de hacer funciones puramente fisiológicas, contribuye a nuestras capacidades cognitivas. Se sabe que también existe un sistema nervioso entérico o un “segundo cerebro” en nuestros intestinos.

Este segundo cerebro está formado por una compleja red de neuronas que recubre nuestras vísceras y que, además de encargarse de que las funciones digestivas funcionen correctamente, nos genera ciertas sensaciones, como el miedo o la angustia que nos permiten permanecer alerta ante una situación de peligro.

El hecho de que el corazón, el cerebro, e incluso los intestinos, generen consciencia (entendida esta como el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno) no solo arroja luz sobre algunas de nuestras capacidades cognitivas, como la sabiduría; sino que además invita a preguntarnos sobre la fiabilidad del conocimiento del cuerpo para algunas cosas (¿estará la intuición relacionada con el sistema nervioso entérico o la simpatía hacia otras personas con la ‘inteligencia’ cardiaca?)

Curiosamente, hace poco, otro trabajo revelaba que los humanos solemos ubicar nuestro ‘yo’ bien en el cerebro bien en el corazón, en función del autoconcepto que tengamos; y que esa “elección” nos hace tomar decisiones distintas. Pero este estudio no aclaraba si esto afecta o no a la sabiduría de dichas decisiones.

Referencias Bibliográficas

Referencia bibliográfica: Joseph Ciarrochi et al. A Heart and A Mind: Self-distancing Facilitates the Association Between Heart Rate Variability, and Wise Reasoning. Frontiers in Behavioral Neuroscience, April (2016). DOI: 10.3389/fnbeh.2016.00068.

 

 

final_1

Read More

Pin It on Pinterest